domingo, 10 de julio de 2011

Construcción con Cal como argamasa



Construcción con Cal como argamasa
Hasta la revolución industrial y el descubrimiento del cemento en 1824 en Pórtland, Inglaterra, la cal ha sido el principal ligante de la construcción en morteros, revestimientos y pinturas.
Es responsable de la solidez de los edificios antiguos y medievales y ha participado en obras tan prestigiosas como los frescos y estucos que los decoran.
Los constructores de entonces aplicaban las cales disponibles en las canteras y caleras más próximas.
Debido a la limitada facilidad de transporte, los constructores aplicaban el material local pero conocían una amplia gama de trucos para corregir los efectos de cada una de las cales encontradas para aportar a sus morteros las calidades requeridas en cada caso de aplicación, como son el control de la rapidez en el endurecimiento, la dureza y el grado impermeabilizante.

Gracias a estos conocimientos las construcciones de nuestros antepasados se han mantenido en pio durante siglos, mientras ahora las primeras mega construcciones realizadas en cemento comienzan a desmoronarse...

CAL APAGADA

La obstencion de la “cal apagada” la conseguimos cuando vertemos agua sobre la cal viva en las construcciones. El apagado es exotérmico: se desprende gran cantidad de calor (hasta 900oC) que evapora parte del agua utilizada. Simultáneamente la cal viva se desterrona y expande. Es pastosa y como es cáustica, no debe tocarse con los dedos. El apagado de la cal viva se practica en un hoyo excavado en el terreno dentro de bidón metálico usualmente. Mientras añadimos el agua, removemos constantemente la mezcla. Después cubrimos con agua el producto obtenido y lo dejamos un mínimo de 48 horas.
Apagando cal (60Kgx150L de agua)

Con cal apagada, arena y agua se hace la mezcla, argamasa o mortero aéreo, para asentar ladrillos, fijar baldosas y azulejos, revocar paredes, realizar estucos... aunque debemos mantenerla durante un mínimo de 48 horas antes de su utilización, lo ideal es dejarlo 3 años apagado, o como poco tres meses... entonces es cuando la propiedades de la cal están en condiciones óptimas para la construcción, como esto es casi imposible de realizar es recomendable prever con el mayor tiempo posible el apagado de la cal.
Otro dato importante es planificar nuestras construcciones para los meses de otoño para que la cal pueda fraguar lo mas lentamente posible.
La utilización de la cal en la argamasa para la construcciones de nuestras viviendas posee múltiples ventajas con respecto al cemento:
• La cal permanece siempre en continuo endurecimiento (el cemento a los ochenta años comienza a descomponerse).
• Oxigena el aire purificándolo de los agentes contaminantes que haya en el mismo, siendo bastante importante para personas con problemas asmáticos o pulmonares (el cemento cuando comienza su descomposición libera agentes cancerígenos).
• Permite que las paredes transpiren, evitando humedades y una mayor eficiencia térmica en el hogar.
Además, el agua sobrante del proceso de apagado de la cal sirve como hidrófugo en paredes y demás lugares de la vivienda (permite transpirar pero no pasa el agua).
Como el endurecimiento de la cal es más alargado que el del cemento en las construcciones actuales se suele aportar una palada de cemento blanco a cada hormigonera o batea para agilizar este proceso, pero esto solo es necesario si deseas trabajar sobre algo al día siguiente que prevees que no estará lo suficientemente fraguado para soportar mas peso...

Si contruyes una casa sana, te sanarás en el mañana... o como decía el dicho popular: Barro y Cal encubren mucho mal...

¡Salud y PermaCultura! RCVicent

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...